Reporteros en Acción
  • Televisión en Vivo

Sus restos ya descansan en la catedral de San Marcos en Tuxtla Gutiérrez

Beatriz Cunjamá

Reporteros en Acción

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. A 08 de septiembre de 2017.- Como fue su deseo mismo que plasmó en una carta con su puño y letra, los restos mortales de Monseñor José Trinidad Sepúlveda Ruiz Velasco, ya descansan desde este 7 de septiembre en la Catedral de San Marcos de la Arquidiócesis de Tuxtla Gutiérrez, de la cual fue el primer obispo en 1965 a 1988.

Fue un 15 de agosto de 2009 que quedó imposibilitado de continuar su servicio sacerdotal.

Luis Fernando Lara, sobrino de Monseñor José Trinidad Sepúlveda, detalló, “siempre el deseo de mi tío fue quedar aquí en Tuxtla Gutiérrez, incluso hizo una carta cuando él todavía estaba consciente que iba a quedar aquí y nos lo mostró a todos los familiares de cuál era su deseo, porque aunque también fue obispo de San Juan de los Lagos, siempre quiso a Chiapas, y ya en sus últimos días de cuando se puso más malo, fue del domingo de Ramos para acá, y en mayo fue cuando lo desahuciaron, ya los años y una caída que tuvo y se fracturó ya no pudo recuperarse y caminar bien, allá estuvo en el Trinitario en Guadalajara”.

Su cuerpo fue velado durante toda la noche del miércoles y la mañana de este jueves en la catedral metropolitana, a las 10 de la mañana dio inicio la misa de cuerpo presente presidida por el Arzobispo de Tuxtla Gutiérrez, Fabio Martínez Castilla, el Obispo auxiliar de Tuxtla, José Luis Mendoza Corzo, Oscar Armando campos Contreras, Obispo de Tehuantepec, Pedro Vázquez Villalobos, Obispo de Puerto Escondido, Alberto González Juárez, obispo de Tuxtepec, así como el vicario general de San Juan de los Lagos, Padre Martín González Dávalos, el representante de la Diócesis de SCLC José Luis López, religiosos diocesanas, hermanas religiosas y todo el presbiterio de la Arquidiócesis.

El obispo emérito de Acapulco, Felipe Aguirre Franco, quien fuera obispo auxiliar de la Diócesis de Monseñor José Trinidad Sepúlveda, precisó, “por fin el obispo peregrino, andariego del Evangelio llega al término de su caminar, ha suspendido la huellas de sus pisadas y el raudal de sus sudores quedó sembrado entre las hondonadas del Grijalva y entre las selvas húmedas y lluviosas de los pueblos zoques y tzotziles de Chiapas; el joven vicario parroquial de Tapalpa, Jalisco y luego prefecto, maestro y formador en el Seminario Diocesano de Guadalajara, el que al cumplir 44 años de vida un 25 de julio de 1965 fue llamado por el sucesor de Pedro a iniciar como primer obispo la Diócesis de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, el que después de 23 años de servir a esta diócesis fue llamado en 1988 a ser obispo de San Juan de los Lagos, volviendo a sus tierras alteñas de origen, el obispo emerito de San Juan de los Lagos hoy ha llegado al fin de su largo caminar y de una vida fecunda, sacerdotal y episcopal”, acotó.

Interrumpido en seis ocasiones por los aplausos de la feligresía católica destacó su gratitud y humildad para con los demás, “como su antiguo Obispo auxiliar le quiero dirigir estas palabras y a nombre de todo el pueblo de Dios aquí reunido, Excelentísimo Señor Obispo José Trinidad Sepúlveda, gracias! Por haber desgastado tu vida como primer Obispo de Tuxtla durante 23 años en esta diócesis, gracias! Porque nos has amado y nos llevas en tu corazón al presentarte ahora ante los ojos de Dios”.

Al término de la misa concelebrada por Arzobispos y Obispos de diversas partes del país, su cuerpo fue depositado a los pies de la Inmaculada Concepción.

Monseñor Trinidad Sepúlveda, murió el pasado lunes 4 de septiembre a la edad de 96 años, a las siete de la noche, así lo relata la hermana María Calderón, quien cuidó de monseñor sus últimos años, “los últimos días se mantuvo inquieto, ya desvariaba y todavía tenía en su mente Chiapas, él ya quería venir a este estado desde hace ocho días, porque el recordaba que el volcán estaba en erupción y quería venir a ver a la gente más necesitada para ayudarles y darles alimento, durante todo el día de hace ocho días monseñor ya quería venirse y aquí lo tienen, el lunes que murió tenía un dolor muy fuerte, él nunca decía qué le dolía, pero se le podía notar en su rostro cuando se ponía rojito, el ultimo día solo expiró; era un hombre muy sencillo tanto en alimentos como en su persona”.  

También dejó amigos en Tuxtla como lo es doña Fulvia Rojas de Moreno, “me decía que me vía como su madre y él para mí era como un padre, yo iba muy seguido a Guadalajara a verlo, por lo menos unas tres veces al año; cuando se hizo el Seminario aquí en Tuxtla, él no quiso que le dejarán un cuarto, él en el garaje lo acondicionó y ahí vivía, no como ahora los obispos viven en mansiones, él no, ahora que estaba enfermo y cuando yo llegaba a visitarlo le daba un gusto y les mandaba saludos a todos y mis bendiciones, él quería estar acá porque de todos sus años de sacerdocio en ningún lugar había sido feliz como en Chiapas y por eso se quería quedar acá, recuerdo que una vez le quise regalar una guayabera y no la conseguí y le dije, a lo que él me contestó, que bueno, que bueno, no me regales guayaberas, tengo muchas la gente cree que los obispos tenemos que usar guayaberas, ¿sabes que no tengo? Calzones y eso fue una muestra de la confianza que tenía conmigo”, precisó.

Le gustaba ir a los pueblos, la comida la más sencilla y de frutas le encantaba la papausa y será recordado como el Obispo de la bicicleta.

Servicios en Línea

Radio, Televisión y Cinematografía

Servicio social a la comunidad, Producción y Difusión de
promocionales institucionales.

 

SERAPE en línea

Es un sistema que facilita el proceso de entrega y recepción
de bienes de la administración pública.

 

DeclaraChiapas

Através de este sistema los servidores públicos realizan
su declaración patrimonial.

 

Dirección:
Libramiento Norte Poniente S/N
Col. San Jorge, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.
C.P. 29039

Telefono +52 (961 6170500
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.